"Siempre ocurre algo, aunque sea desesperación"

miércoles, 22 de septiembre de 2010

todos Unidos Triunfaremos, tercera entrega

La recepcionista del hotel lo despertó por el teléfono para avisarle que lo buscaba una señorita en la recepción; Volonté se desperezó, fue al baño y se lavó la cara con agua fría; se vistió rápido y fue a la recepción, esperaba encontrarse con la extraña señorita que lo había visitado ayer, pero no, una morena de estatura baja, rastas y pantalones de gimnasia adidas lo esperaba; la chica se presentó:
- Soy Andrea, su custodio.
- Suba conmigo a la habitación, tengo poco tiempo- dijo él.
- Esperaba un señor corpulento y vestido con traje, realmente me sorprende… - completó Volonté.
- No se preocupe Volonté, se hacer mi trabajo, el aspecto es lo de menos.
Volonté le describió brevemente el problema que se la había presentado a su custodia, ella lo escuchó atentamente y no le preguntó nada, parecía estar en otro lugar cuando Volonté le hablaba.
- Adonde guarda la información Volonté?
- En mi saco… - contesto Volonté sin ganas.
- Tome esto y guárdelo en el mismo lugar, el original llévelo en el bolsillo de seguridad de su valija – la custodio le entregó otro diskette exactamente igual al que él tenía.
- Adonde tiene que ir hoy? – preguntó ella.
- Tengo dos reuniones con funcionarios del gobierno central, son de segunda y tercera línea, nos encontramos en una oficina de Olivos.
- Le recomiendo que cancele la reunión y se tome pronto el avión hacia su lugar de origen, no es para alarmarlo, pero puede sufrir algún inconveniente.
- No puedo evitar ir, contrataron un servicio y tengo que informarles como funciona,
- Hágalo por conferencia virtual, pero usted decide – dijo ella si ganas.
Bajaron de la habitación, y se dirigieron al estacionamiento, del hotel, la chica presionó la llave electrónica antes de subir al automóvil y el Ford Mondeo azul se encendió, el motor rugía como un deportivo.
- Puede subir, no abra la ventana – la dijo la chica.
Volonté abrió una de las puertas traseras y guardó su valija y su laptop, subió al asiento de acompañante con su tablet pc y se dispuso a leer el diario.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Morón Suburbia

Hace un tiempo estaba en la casa de un amigo hippie (el Dani) y se me dio por ir a comprar cervezas a un kiosco que estaba a una cuadra de su casa, en el sur de Morón, límite con La Matanza, por donde dobla el viento y se cruzan los atajos y algunas noches frías aparece el de rojo, te pide un pucho, y desaparece, así por que sí, y nadie pregunta adonde fue, no es necesario.
La cosa es que pido tres cervezas y en la espera comienzo una charla con un adolecente de overol, que estaba tomando una cerveza medio escondido entre las frondosas hojas que salían de la casa vecina al kiosco, cuando miro que había alguien escondido el pibe se percata (percatarse es algo religioso en el oeste, mirar para todos lados también); la charla comenzó con un pedido de disculpas: - Disculpe don, ya sé que está prohibido tomar alcohol en la calle, pero tenía ganas de estar solo un rato, hoy trabajé 12 horas.
Le dije que no se preocupara, que tomar cerveza y fumar cigarrillos en la calle era una antigua costumbre inglesa obrera que se implementó en Inglaterra en la época de la revolución industrial; los obreros no accedían a los clubes y estaban tan cansados que no llegaban a la taberna, el pibe se rió, y me dijo que la anécdota era muy interesante, me dijo que algunas veces le hubiera tgustado estar acompañado por muchachos de su misma edad, pero que era el único de 19 años en la fábrica, se me ocurrió preguntarle si sabía por qué no había más jóvenes obreros, y me contestó: - por qué está de moda el choreo, en el barrio o sos chorro o sos policía, cuando me ven que llego a casa cansado me bardean y me gritan gil trabajador, me discriminan y me dicen que soy un boludo, que laburando no voy a llegar a nada. Pero no les doy bola, todos los días balean a uno, no me arrepiento, ser obrero industrial es una mierda, pero morirte baleado a los 15 me parece que es peor.
Le dije que la única forma de generar un cambio era a través del trabajo, le hablé de la consciencia de clase y de Marx, pero fue en vano: a mi mucho no me interesa la política don, me interesa no pedirle guita a mis viejos, y poder tomarme unas vacaciones por año nada más, con todos los garcas que hay dando vueltas dudo que cambie algo, pero me gusta escuchar anécdotas de laburantes.
A todo esto pasó el patrullero, amagaron bajar, ya que justo que pasaron estaba visible la cerveza, pero siguieron de largo: ¿sabe por qué no me paran?; porque laburo y no me pueden sacar, coimear a un laburante no es negocio, negocio es el chorro, que trabaja, generalmente para ellos.
Lo saludé y me fui a la casa de amigo el hippie y me acompañaron las tres cervezas, y en esos metros que me separaban de su casa pensé que Marx había muerto hacía muchísimos años, y que el discurso romántico decimonónico marxista es excelente para chamuyarte una universitaria rica, pero la vida… la vida está en otro lado, la vida está en ser poco visible.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Segunda parte de Todos Unidos Triunfaremos

- No puedo darte el material, y además me gustaría saber cómo obtuviste la información…
- Si no me lo das vas a estar en problemas.
- Seguramente voy a estar en problemas si te lo doy, la información no es mía, es de la empresa para la que trabajo
- La empresa para la que trabajás es parte del problema – Volonté estaba cansado de hablar con la chica, tenía todos los clichés de una militante política que está ciega a la reflexión, pero había algo, y no sabía qué, que lo desorientaba
- Vamos a hacer lo siguiente, yo subo a mi habitación, vos te vas del hotel y me dejás una dirección electrónica, y cuando la información llegué a la empresa, me comunico con vos y serás la primera en tenerla – Volonté ya se estaba levantando para retirarse cuando vio algo que no le gustó, dos tipos sacándoles fotos a la chica con un dispositivo de lectura, pudo ver las fotos través del vidrio que lo reflejaba, y ellos no se daban cuenta
- La información que tenés te pone en peligro, de alguna forma la obtendremos, quiero aclararte que nuestros métodos no son violentos, porque no somos los únicos que queremos la información, los otros que la buscan si son violentos…
Volonté se retiró de la mesa y sin saludar a la chica se dirigió al hall del hotel, le pidió a la asiática la tarjeta de la habitación y subió por el ascensor hasta su habitación. Cuando entró comprobó si todo estaba en su lugar, siempre dejaba su portátil abierta ya que prefería manejarse en la calle con un smart phone y un dispositivo de lectura; retuvo en su momento la imagen de la chica y entró a un página web donde gratuitamente se podía realizar un identikit para que un programa busque a las personas en redes sociales, dio enter cuando terminó el identikit y se encontró con algo impensado: ella era igual a una actriz, exactamente igual a Mary Eizabeth Mastrantonio, actriz que interpretaba a la hermana de Tony Montana en el clásico Scarface.
EL cambio de rostro se daba en casos de delincuentes prófugos o personas que por algún motivo no querían ser reconocidas, y Volonté pensó que estaba ante la última opción, alguien que por algún motivo quería desaparecer de la conexión permanente que marcaba esta época.
Revisó su saco para saber si estaba en su lugar el diskette de 3, 5 y lo encontró; hacía tiempo que Volonté quería retirarse de Conection & Politic, pero su salida debía ser ordenada…
Entró a la página de la empresa y cliqueó en el botón seguridad para agentes internos, pasó las pruebas biométricas y solicitó seguridad personal; siempre sugerían los expertos en seguridad de la empresa que solicitaran un servicio adicional de seguridad en el caso de que pueda ser violada información confidencial, y Volonté no lo dudo, pidió que le cubrieran las espaldas…