"Siempre ocurre algo, aunque sea desesperación"

martes, 11 de enero de 2011

Todos Unidos Triunfaremos, séptima entrega, Cap. II

Volonté siguió a Kopi hasta el Tatami que estaba en el parque, llegaron a él por un sendero de piedritas blancas rodeado de cerezos bonsái y círculos de arena decorados con piedras, el breve paseo fue mágico, un mundo paralelo en donde el orden y la naturaleza se confundían; Volonté observó el ritual de Kopi antes de ingresar al Tatami, el japonés se arrodilló frente a la foto de un viejito, se descalzó sus sandalias de madera y entró erguido al Tatami;
- Quítese sus sandalias, salude y entre al Tatami Volonté, comenzó su aprendizaje en este momento.
Volonté se arrodilló en imitó a Kopi, no sabía lo que hacía pero no le importaba, cuando entró al Tatami el japonés le ofreció una espada.
- Para que me da esto Kopi?
- Para que me ataque…
- No podría hacerlo señor Kopi; usted me está resguardando en su casa…
- Para saber defenderse debe saber como atacar, aunque no es la palabra justa atacar, es el principio de esto, ataque…
Volonté desenvainó con cuidado la espada, tenía las manos temblorosas ; increíblemente se abalanzó sobre el pequeño japonés con muchísima fuerza, Kopi solo se corrió y Volonté voló por el aire, magistralemente Kopi se tiró de clavado hacia el piso para sacarle la espada de las manos a Volonté, a punto de clavarse en su corazón.
- Primera lección, menos fuerza y mayor sensibilidad al empuñar Katana señor Volonté.

lunes, 10 de enero de 2011

Todos Unidos Triunfaremos, sexta entrega, "el comienzo del aprendizaje" II

La casa del japonés tenía un orden irreal; las plantas tenían un cuidado extremo y los bonsái en el parque representaban a cientos de variedades de árboles, algunos ya extinguidos; コピー (Kopi), le ofreció un cómodo kimono azul a Volonté para su estadía; Kopi prácticamente no hablaba; lo único que le dijo a Volonté fue: tenga paz en su estadía.
Volonté se sentó en el piso de la habitación de huéspedes a mirar un libro de fotografías del Japón; había estado allí dos días en un viaje relámpago que realizó para la empresa; siempre pensó en regresar, definitivamente Japón era un universo distinto; pasando de hoja vio la fotografía de alguien que pensó reconocer; lo atribuyó al stress;
- Está el Te señor Volonté; si lo desea puede acompañarme al estar – Dijo Kopi desde la puerta de la habitación.
- Siéntese de cuclillas, le será más fácil – Dijo Kopi sonriendo,
Volonté no hablaba, miraba la maravillosa mesa tendida de dulces.
- Pruebe el mochi relleno dulce Volonté, le gustará.
- Riquísimos señor Kopi, ¿los prepara usted?
- El dorayaki si, el mochi es especialidad de mi mujer.
- Estaría encantado si me acompaña en mi hora de Kenjutsu Volonté .
- ¿Que es eso señor Kopi?
- Las palabras no enseñan las cosas señor Volonté – Le dijo Kopi retirando la mesa.

viernes, 7 de enero de 2011

Todos Unidos Triunfaremos (quinta entrega; el comienzo de la aventura)

El viaje hasta la casa del amigo de Andrea fue tan rápido que Volonté casi no pudo hacer preguntas; la chica tenía una forma muy profesional de manejar; en cierto tramo de la panamericana la velocidad superaba los 280 km y parecía crucero; el 206 tenía una modificación japonesa del motor que lo hacía practicante un formula 1; Volonté no conocía la zona en que Andrea tomó luego de bajar de la panamericana; era un barrio que parecía infinito por la cantidad de casas iguales que había.
- ¿Donde estamos Andrea? – preguntó Volonté sin ganas.
- En un lugar que por unos días será seguro; no le pregunte demasiado a mi amigo, no es muy empático y no le gusta que lo molesten cuando está con las plantas – Le dijo Andrea sería, inmutable.
- Entonces resolveré un par de cuestiones pendientes, debería contactarme a internet para informar a la empresa sobre mi situación – Dijo Volonté con el rostro esperanzado.
- Volonté, lamento informárselo, pero usted está oficialmente muerto. – Dijo la chica con tono férreo.
- ¿Sabré algún día que pasa?
- Solo si es necesario, pero probablemente si; no sea ansioso y relájese – Dijo Andrea y estacionó el auto en frente a un un paredón sucio y gris, que tenía unos símbolos en Japonés en una pequeña puerta.

miércoles, 5 de enero de 2011

Todos Unidos Triunfaremos, cuarta entrega, (ya se pone interesante)

Andrea la custodia manejó rápido por Av. Del Libertador, tomó Maipú y en un santiamén estaban en la oficina de Olivos con los dos burócratas.
-Necesitamos la información Volonté, solo eso – Dijo el hombre de apellido Rodriguez
- Puedo facilitarle la información cuando la misma sea chequeada por la empresa, no antes, no estoy habilitado para hacerlo.
Rodriguez sacó una glock de su bolsillo, imperceptiblemente la custodia de rastas le acertó un tiro en la pierna derecha y el hombre cayó al suelo; sin dudarlo le acertó un balazo entre las cejas a Rodriguez cuando intentó disparar nurvamente; el hombre que acompañaba a Rodriguez temblaba;
-Volonté, disculpe, pero es hora de retirarnos… - Dijo Andrea con el rostro inmutable.
- El tema es que el cadáver no estaba en mis planes… - Dijo Volonté
- Tenemos que cambiar de auto e irnos a la mierda antes que nos encuentren… lo guiaré, es mi trabajo. – Dijo la chica ,Volonté la siguió.
- El plan es el siguiente, lo dejaré en la casa de un amigo, tendrá que soportar viajar en un auto robado hasta que lo lleve allí, como ve, el nuestro se está incenciando… - Dijo Andrea mientras Volonté miraba al Ford en llamas.
- ¿Por qué incendiaron el auto?, no lo entiendo – Dijo Volonté.
- Para ellos ya estamos muertos, y mañana apareceremos en la tapa de los diarios, fallaron las baterías del motor Eco dirán, la culpa la tendrán los chinos… – Dijo Andrea con el semblante tranquilo, Volonté no entendía como podía estar tan tranquila.
Con increíble rapidez Andrea abrió la puerta de un 206 Quiksilver y en segundos lo puso en marcha.
- Siempre quise saber cómo se hace eso – Dijo Volonté.
- Cuando tenga necesidad de saberlo se lo explicaré, no creo que falte mucho, su vida cambiará rotundamente – Contestó Andrea