"Siempre ocurre algo, aunque sea desesperación"

viernes, 10 de junio de 2011

Un Ranger en el Conurbano Bonaerense

- Esa noche, ya hambriento, y cuando todos los soldaditos estaban dormidos, fui a la cocina del batallón y ni sé como llegué, pero lo que le aseguro es que la carne cruda que comí fue una bendición.
- Continúe, continúe.
- Teníamos al mando del batallón a un coronel americano, el rubio que me pateó las bolas, era algo así como el demonio en persona, nunca podíamos mirarlo a la cara ni hacerle preguntas.
El entrenamiento consistía en clases de tiro con Garand y pistola Colt, nunca llegamos a ser buenos tiradores, pero eso no importaba, resistíamos a cualquier cosa, el coronel, cuando estaba borracho nos enviaba a la selva con un cuchillo por dos o tres meses, imagine el terror que lo teníamos que volvíamos en la fecha justa.
- Como sobrevivían?
- Saqueábamos pueblitos en nuestras recorridas, a los que no querían entregar sus víveres, pues los matábamos.
- Y así suelto de cuerpo lo dice?
- EL coronel decía que los pobladores nos tenían que tener terror, era la única forma de combatir a la guerrilla…
- Año en que pasó lo que me cuenta?.
- 1967. Un día así como si nada el coronel nos envía a la Quebrada del Yuro, que estaba a 200 km. Del regimiento, como correspondía nos envió sin alimentos y con una orden: encuentren al guerrillero.
- Quien era el guerrillero? Pregunté, pero fue más que nada una pregunta retórica.
- Ernesto Guevara, teníamos una foto y comentarios de que luchaba como un poseído, fuimos con miedo, sabíamos que si nos encontraba estábamos muertos.
- Usted lo encontró?
- EL grupo en el que estaba yo si, estaba herido el hombre, lo detuvimos y lo llevamos a una cárcel de un pueblito cercano.
- Que pasó después?
- Cuando llegamos al pueblito estaba el coronel junto con otros gringos, estaban de festejo tomando whisky.
- No me dirá que usted estuvo a cargo de la ejecución?
- Pues sí, el coronel me envió junto con otro soldado a matarlo.
- Usted me está diciendo que mató a Guevara? Era una historia entre poco creíble e historia oral, si el boliviano mentía, mentía muy bien.
- No, no pude hacerlo, y el otro soldado tampoco, el hombre nos miraba y reía, nos hablaba, nos decía :
- Hagan su trabajo soldados, que yo estoy haciendo el mío.
- No lo mirábamos, no podíamos, pasaron tres horas y el hombre ya nos estaba convenciendo, nos hablaba todo el tiempo, pensamos inclusive en soltarlo, total, ya estábamos muertos, o por la CIA o por la guerrila.
Y qué pasó?
- Entró el Coronel al calabozo y nos dio la orden de salida.
- No lo mató un boliviano? Felix Rodriguez?
Felix Rodriguez se meó en los pantalones, había entrado antes que nosotros, a Guevara lo asesinó el coronel yankie…
- Ni bien terminó todo, me mandaron a mi casa, y fui con mucho miedo, un tío mío al llegar me dijo que me estaba buscando la guerrila, así que construí una lápida, y me hice pasar por muerto, fue divertido el velorio, yo estaba escondido en la casa de mi tío y me traían Pisco para tomar, todos rezando a un muerto vivo.
- Presenció su entierro?
- Si, fui disfrazado de mujer, no quería perderme mi entierro.
Al día siguiente , y con los pocos pesos que había guardado de las milicias, vine a aquí, a Buenos Aires, y conseguí trabajo de camionero, por unos pesitos me dieron un documento trucho así que pude jubilarme, y aquí me tiene trabajando de remisero, es que no puedo dormir por las noches, veo la imagen de ese hombre y no puedo dormir por las noches.
Hemos llegado muchachito, son 50 pesos.
Le pagué y bajé, en Corrientes y Angel Gallardo el frío seguía intenso, pero me iba con una historia increíble.
- Cual es tu nombre?.
- Mi nombre no importa muchachito, importa que usted tenga una buena historia para contar.
FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario