"Siempre ocurre algo, aunque sea desesperación"

martes, 26 de julio de 2011

De Ángeles y Conurbanos (final)

Confieso que fue una experiencia que me movió que Karina haya sido esa noche el centro de atención de todos los pibitos que estaban cartoneando en la noche de Buenos Aires… el momento más doloroso sin dudas fue cuando un chiquito se soltó de los brazos de una señora que pedía limosna en una esquina de la calle Florida y se abrazó a las piernas de Karina:
- Mi amor, no llores… cuando vas a venir por casa?
- No se Seño, usted quiere que la visite?
- Claro Tomi, siempre quiero que me visites!
La señora que pedía limosna fue a buscar al chiquito y se lo llevó arrastrando, lo agarraba de la oreja, y Tomi se resistía. Vi que a Karina se le caían algunas lágrimas.
- Hay algo especial con él no?
- Si, muy especial, estuvo viviendo conmigo 6 meses, los padres lo abandonaron en la escuela y me dieron la tenencia, una tenencia precaria. La abuela apareció por el juzgado y dijo que se iba a hacer cargo… fue inútil discutir con la jueza…
Fuimos al bar de gatos y después al telo… fue raro, nunca había amado tanto a una mujer, nunca había visto tanto temple en una mujer.

1 comentario:

  1. Karina te ha comprobado que hay ángeles en este infierno. cómo no amarla???. Ojalá tenga una feliz!!

    ResponderEliminar