"Siempre ocurre algo, aunque sea desesperación"

martes, 13 de diciembre de 2011

Conocido

El tipo estaba tomando un café, leyendo el diario (en papel) en su mesa de siempre en el bar al que iba todas las mañanas a desayunar. Fumaba un cigarrillo y ojeaba su smartphone, compulsivamente.
- Me puedo sentar aquí señor? - le dijo un hombre muy mayor.
- Están TODAS las mesas vacías, justo acá? - le respondió ofuscado pero sin mirarlo.
- Preferiría aquí, tengo algo importante que decirle.
El hombre joven lo miró, el viejo estaba inmutable, no podía leer nada en ese rostro, pero le resultaba familiar.
- A ver... - contestó irónico el joven.
- Yo soy vos - le dijo el viejo.
- Como??????- el jovén se rió.
- Si, yo soy vos, y tengo que avisarte algo.
- Mire, puedo entender que esté solo, pero tengo unos minutos para terminar de leer el diario y desearía que me deje en paz, si no le molesta...
- Recordás cuando te enamoraste de Julia? tu profesora de matemáticas de tercer año?
El joven lo miró asombrado, nunca le había hablado a nadie de ese ínfimo detalle de su vida de adolescente.
- Que me tiene que decir?.
- Que vas a tener un problema serio, que María...
El joven le pidió que se callara, dejó el dinero del café en la mesa y salió del bar, cruzó la calle, lo atropelló un auto.
Alguien recogió un bastón en la calle.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Terra

- La estoy pisando, no puedo creerlo.
- Como es?
- No hay nada...
- Algún símbolo? algo que nos identifique?
- Nada, polvo, mucho polvo. Vuelvo a la nave. Esto es un mierda.

martes, 8 de noviembre de 2011

Nada

Tuvo una larga depresión cuando descubrió que sus mejores amigos eran bots programados para ser mejores amigos. Hizo terapia de grupo con bots preparados para terapia de grupos y se sintió mejor, había aceptado que estaba muy bien acompañado.

jueves, 27 de octubre de 2011

martes, 27 de septiembre de 2011

Sweetopia

Allá por el 2002, después de muchos años (cuando me colaba en el tren a los 12 años con mis amigos tenía terror a ser descubierto por el chancho) decidí no pagar boleto después de la medianoche en Once. TBA no merecía que un pobre becado universitario deposite 75 cts. en sus arcas y yo necesitaba descargar mi ira contra TBA no pagándoles absolutamente nada a esas lacras que existen por negociados con el estado y no para prestar un servicio (no al estilo francés, estamos en Argentina) mínimamente confortable al laburante que después de 12 jodidas horas se toma ese tren al infierno que se complementa con algún colectivo destartalado para llegar a su casa a medio terminar y sin gas natural a alguna localidad perdida en ese misterio que se llama Conurbano Bonaerense. Siempre llevaba algún libro interesante (creo que en ese entonces estaba leyendo La Tourné de Dios) que leía sentado en el furgón… las lecturas duraban poco tiempo porque el furgón es pura literatura, arltiana claro. Esa noche un flaco bien vestido, afeitado y teñido se me puso a dar lecciones de moralina porque estaba hablando con un flaco que no paraba de darse saques con una merca más cortada que Scarface. El tipo hablaba y me decía que ese es el ejemplo que no hay que seguir, que los quemados esos terminaban asesinados por un dilerucho y bla bla bla. La cosa es que el tipo me muestra la chapa de policía y me dice que estaba por reventar a una banda de narcos de Ituzaingó, y se puso a llorar porque sabía que estaba puesto porque suponía que otros canas lo habían delatado como rata y me mostraba las fotos de su hija recién nacida. Y bueh le digo, es tu laburo, morirás con honor. El tipo se bajó en Liniers, no se bien por que. Llegando a Haedo se sienta al lado mío el Pibe de los Caramelos Cherry, un flaco que vendía muchísimos caramelos por vagón y que seguramente padecía alguna parálisis cerebral menor porque tenía dificultades para hablar y para caminar. Le pregunto como van las cosas y me dice que bien, que la recaudación andaba muy bien, pero que estaba cansado, hacía 5 años que pateaba el tren y que le faltaba bastante para terminar la casita que se estaba construyendo en Isidro Casanova. Cuando estaba por bajar, andaba gendarmería con el chancho pidiendo boleto. Que cagada le digo, no tengo la guita para pagar la multa así que me como una noche en la comisaría. Me dijo que lo siguiera y me dio una credencial de discapacitado. - Y vos como pasás? - No te preocupé. Le mostré la credencial al gendarme y pasé, cuando bajé las escaleras se la devolví y le agradecí al pibe de los Caramelos Cherry, hizo un gesto despreocupado y se fue.

martes, 26 de julio de 2011

De Ángeles y Conurbanos (final)

Confieso que fue una experiencia que me movió que Karina haya sido esa noche el centro de atención de todos los pibitos que estaban cartoneando en la noche de Buenos Aires… el momento más doloroso sin dudas fue cuando un chiquito se soltó de los brazos de una señora que pedía limosna en una esquina de la calle Florida y se abrazó a las piernas de Karina:
- Mi amor, no llores… cuando vas a venir por casa?
- No se Seño, usted quiere que la visite?
- Claro Tomi, siempre quiero que me visites!
La señora que pedía limosna fue a buscar al chiquito y se lo llevó arrastrando, lo agarraba de la oreja, y Tomi se resistía. Vi que a Karina se le caían algunas lágrimas.
- Hay algo especial con él no?
- Si, muy especial, estuvo viviendo conmigo 6 meses, los padres lo abandonaron en la escuela y me dieron la tenencia, una tenencia precaria. La abuela apareció por el juzgado y dijo que se iba a hacer cargo… fue inútil discutir con la jueza…
Fuimos al bar de gatos y después al telo… fue raro, nunca había amado tanto a una mujer, nunca había visto tanto temple en una mujer.

lunes, 27 de junio de 2011

De Ángeles y Conurbanos (continuación)

Con Karina íbamos todos los viernes a la noche a comer Pizza y Sopa Paraguaya a lo de La María; Karina prefería (obviamente) Fígaro en Colombres 550 (Lomas de Zamora), pero yo insistía con los viernes de comida exótica Latinoamericana.
Después de la comilona pedíamos al remisero de confianza (orgulloso dueño de un Peugeot 1973 cuidado como el Príncipe Harry, pero sin ninguna festichola) de la familia de Karina que nos lleve desde Ing. Budge hasta Suipacha al 600, para enganchar algún estreno en los Cines del Microcentro Porteño.
Creo que esa noche vimos Los Guantes Mágicos, y nos pareció graciosa, principalmente la escena de Vicentico y los Renault 12.
Antes del Hotel siempre nos tomábamos unos tragos en alguna confitería de gatos para reírnos un poco, un ritual descontractural, un guiño a la noche.
Terminada la película fuimos por Lavalle camino al bar y un chiquito con unas flores en la mano se acercó y le dijo:
- Son para usted Seño! La quiero mucho – y el chiquito se fue corriendo a juntar botellas de plástico con sus padres.
- Quien era ese chiquito Kari?
- Un alumno, es terrible, malisímo, durísimo con lo compañeros pero me ama…
- Cuantos alumnos cartoneritos tenés?
- Fijate, ahí viene otro…
- Hola Seño, no le diga nada a la tía que me vió por acá! – el pibe tendría unos catorce años.
- Este de recién va a primer grado?
- Si me cuesta un montón que venga a la escuela, la jueza lo mandó obligatoriamente, pero lo puede... ehhh... como decírtelo.... es chorro… pobrecito, huérfano y lo cuida una tía con el padre preso…
(continuará)

sábado, 25 de junio de 2011

De Ángeles y Conurbanos

Ingeniero Budge es un paraíso (para sociólogos y etnólogos que resistan ver a pibes de 12 años tiroteándose con la policía, pibes que manejan fusiles tan diestramente como veteranos de las Spetsnaz) que nos brinda una Argentina potencia, potencia homicida de almas que cansadas de esperar deciden hacerle Fuck You al sistema y volver a un medievalismo con un mix de Mad Max al palo, al re palo.
Y en Ingeniero Budge comí la Sopa Paraguaya más rica que puedas imaginar lector, porque quien la preparaba vino aquí a hacer realidad sus sueños de una vida más justa, si es justo algo en el capitalismo (descreo totalmente de toda forma de justicia, es una ilusión diría Kierkegaard).
Ingeniero Budge le brindó a la Cocinera de Sopa Paraguaya fama, todos en el barrio conocen el Bar de La María, La Paraguaya, que cocina las mejores pizzas y las mejores Sopas Paraguayas (permítanme esta deliberada hipérbole) del mundo.
Conocí Ingeniero Budge de casualidad, ya que el Conurbano que manejo con la frialdad de un piloto de Formula 1 es el Conurbano Oeste.
El Conurbano Sur es otro mundo, un mundo misterioso; cada vez me toca hacer turismo por el Conurbano Sur lo disfruto como un nene de Belgrano Chico disfruta Disney, mi mente procesa imágenes y las guarda (porque no podés no guardar la imagen de un tipo pateando la puerta de una casa en Dock Sud y llevándose a las corridas un lavarropas)…
(Continuará)

jueves, 16 de junio de 2011

La Chica del General (final)

- Me hice peronista de muy chica, a las 13 años ya era peronista (risas)
- ¿Puedo saber porqué?
- En 1953 mis padres me enviaron a trabajar a Buenos Aires, yo era de Bragado, y una mala cosecha y deudas de mis padres los dejaron en la ruina…
- ¿Como llegó a Buenos Aires?
- Un conocido de mi papá necesitaba una empleada en la casa, así que partí en tren hasta allá; me ocupaba de la limpieza y del lavado.
- ¿Trabajó mucho tiempo en esa casa?
- Por suerte no, este señor tenía un cargo importante en un ministerio, y justo trabajaba para Mendez San Martín, así que me fui a vivir con las chicas de la UES. Sabés lo que fue la UES?
- ¿Tengo alguna idea, como era la vida allí?
- Divertidísima, como tenía muy buen físico, era una privilegiada, era una de las de la guardia de Honor del General. Es más, me quiso tanto que hasta me regaló la casa en la que estamos hablando…
Justo en ese momento llegó Elisa,
- ¿Que están chusmeando ustedes dos?
Nos reímos con Edda, y creo que ambos guardamos el secreto que después me contó.

Para @LaVolpina, con mucho cariño.

miércoles, 15 de junio de 2011

La Chica del General

Tuve varias suegras, el mito de la brujería no siempre se cumplió, creo que debido a una madre dominante y agresiva tengo un aspecto tierno que hace que las suegras tengan cierta compasión por mi desorden anarco-adolescente sobre la concepción del ser en el mundo o el hombre silla (¿disposición afectivo-metafísica?, disculpen la licencia heideggeriana) .
La cosa es que con Edda (mi suegra en ese entonces) teníamos una relación de guiños cómplices.
- Le cebo un amargo Edda?
- Para amarga esta la vida hijo, ponéle azúcar y tomo – Edda era así, cortante, cínica y divertida.
La charla que voy a contarles ocurrió una fría mañana de invierno en Carapachay, Zona Norte de Buenos Aires, plagada de Naranjos, Ciruelos y muy raramente en algunas calles, Gingko Bilobas.
Esa mañana Elisa, mi novia en ese entonces, había salido temprano a dar clases de plástica, así que cuando me levanté decidí preparar unos mates, como corresponde (cualquier argentino de bien se levanta y prepara mate, lo sé, lo sé, es mi religión) a las mañanas frías y pobres de ciertos conurbanos.
2003 fue un año en donde la beca universitaria me alcanzaba para poco, y la familia de mi novia, que era su madre, era pobre, así que aprendí a amasar pan, preparar galletitas de azúcar y harina al horno y comer muchas tartas de cebolla.
- Nahuel, ahora que no está Elisa, te quiero chusmear que sos el novio más agradable que tuvo; serás pobre, pero me das charla – (risas cómplices)
- Gracias Edda, le puedo hacer una pregunta?
- Como no hijo.
- Estoy haciendo un trabajo para una materia en la Facultad , y querría que me cuente su visión del peronismo…
(continuará)

viernes, 10 de junio de 2011

Un Ranger en el Conurbano Bonaerense

- Esa noche, ya hambriento, y cuando todos los soldaditos estaban dormidos, fui a la cocina del batallón y ni sé como llegué, pero lo que le aseguro es que la carne cruda que comí fue una bendición.
- Continúe, continúe.
- Teníamos al mando del batallón a un coronel americano, el rubio que me pateó las bolas, era algo así como el demonio en persona, nunca podíamos mirarlo a la cara ni hacerle preguntas.
El entrenamiento consistía en clases de tiro con Garand y pistola Colt, nunca llegamos a ser buenos tiradores, pero eso no importaba, resistíamos a cualquier cosa, el coronel, cuando estaba borracho nos enviaba a la selva con un cuchillo por dos o tres meses, imagine el terror que lo teníamos que volvíamos en la fecha justa.
- Como sobrevivían?
- Saqueábamos pueblitos en nuestras recorridas, a los que no querían entregar sus víveres, pues los matábamos.
- Y así suelto de cuerpo lo dice?
- EL coronel decía que los pobladores nos tenían que tener terror, era la única forma de combatir a la guerrilla…
- Año en que pasó lo que me cuenta?.
- 1967. Un día así como si nada el coronel nos envía a la Quebrada del Yuro, que estaba a 200 km. Del regimiento, como correspondía nos envió sin alimentos y con una orden: encuentren al guerrillero.
- Quien era el guerrillero? Pregunté, pero fue más que nada una pregunta retórica.
- Ernesto Guevara, teníamos una foto y comentarios de que luchaba como un poseído, fuimos con miedo, sabíamos que si nos encontraba estábamos muertos.
- Usted lo encontró?
- EL grupo en el que estaba yo si, estaba herido el hombre, lo detuvimos y lo llevamos a una cárcel de un pueblito cercano.
- Que pasó después?
- Cuando llegamos al pueblito estaba el coronel junto con otros gringos, estaban de festejo tomando whisky.
- No me dirá que usted estuvo a cargo de la ejecución?
- Pues sí, el coronel me envió junto con otro soldado a matarlo.
- Usted me está diciendo que mató a Guevara? Era una historia entre poco creíble e historia oral, si el boliviano mentía, mentía muy bien.
- No, no pude hacerlo, y el otro soldado tampoco, el hombre nos miraba y reía, nos hablaba, nos decía :
- Hagan su trabajo soldados, que yo estoy haciendo el mío.
- No lo mirábamos, no podíamos, pasaron tres horas y el hombre ya nos estaba convenciendo, nos hablaba todo el tiempo, pensamos inclusive en soltarlo, total, ya estábamos muertos, o por la CIA o por la guerrila.
Y qué pasó?
- Entró el Coronel al calabozo y nos dio la orden de salida.
- No lo mató un boliviano? Felix Rodriguez?
Felix Rodriguez se meó en los pantalones, había entrado antes que nosotros, a Guevara lo asesinó el coronel yankie…
- Ni bien terminó todo, me mandaron a mi casa, y fui con mucho miedo, un tío mío al llegar me dijo que me estaba buscando la guerrila, así que construí una lápida, y me hice pasar por muerto, fue divertido el velorio, yo estaba escondido en la casa de mi tío y me traían Pisco para tomar, todos rezando a un muerto vivo.
- Presenció su entierro?
- Si, fui disfrazado de mujer, no quería perderme mi entierro.
Al día siguiente , y con los pocos pesos que había guardado de las milicias, vine a aquí, a Buenos Aires, y conseguí trabajo de camionero, por unos pesitos me dieron un documento trucho así que pude jubilarme, y aquí me tiene trabajando de remisero, es que no puedo dormir por las noches, veo la imagen de ese hombre y no puedo dormir por las noches.
Hemos llegado muchachito, son 50 pesos.
Le pagué y bajé, en Corrientes y Angel Gallardo el frío seguía intenso, pero me iba con una historia increíble.
- Cual es tu nombre?.
- Mi nombre no importa muchachito, importa que usted tenga una buena historia para contar.
FIN

Un Ranger en el Conurbano Bonaerense (continuación)

- Mire amigo, la historia que le voy a contar es la historia de una parte de mi vida, y seguramente en esta historia aparecerá un personaje que seguramente conoce, por leyendas, por historia, y por ideología, no sé de que ideología es usted…
- Poco importa mi ideología, mi ideología ya no tiene valor, en un futuro, seguramente incierto, algo de ella quedará, por lo demás, escucho y no censuro.
- Muy bien, entonces le contaré que cuando era muy pequeño cultivaba papas, teníamos una huerta familiar, vivíamos como indios, no había blancos cerca, éramos una tribu, hasta que a los 12 años vinieron unos tipos, y le dijeron a mis padres: nos lo llevamos. Yo los escuché, algo de español conocía, ya que iba a los mercados a llevar nuestra pequeña producción y tenía contacto con blancos.
- Muy interesante lo que estás contando. – realmente me interesaba lo que contaba, la vida en ese paraje, en donde llegan unos tipos a llevarse lo único que tiene valor, la vida.
- Estuve tres días arriba de un árbol, y no pensaba bajar, pero desfallecí y aparecí en un galpón gigante con un montón de niños, todos vestidos de verde.
- Era el éjercito?
- Si era el ejército, al levantarme con un terrible dolor de cabeza, me pongo de pie y lo primero que siento es dolor, un dolor insoportable, en el estómago.
- Escuche soldado, a partir de ahora, usted no es una persona, es un elemento, un Ranger, una nada. – Dijo un hombre blanco, rubio, alto y fortachón, de mirada fría, su español era bueno pero enseguida podías darte cuenta que era gringo.
- Como piensa conseguir comida soldado? – me preguntó.
- No lo se – contesté.
- Recibí una patada en los testículos, y me desmayé.
Al levantarme, uno de los otros niños se me acercó y me dijo
– si quieres comer, tienes que robar… cómo te llamas?
- Ruminsojo.
- Mejor diles que te llamas Franklin, a los americanos les gustan los nombre que ellos conocen.
- Bueno.
(continuará)

miércoles, 8 de junio de 2011

Un Ranger en el Conurbano Bonaerense

Un Ranger en el conurbano bonaerense

Después de largas disertaciones sobre el cambio social en una época poco humana (una charla perfecta para compartir un vinito semi barato con los amigos neo-hippies) , salí de la casa de mi amigo el Dani a esperar el remís un viernes a las 3 AM, camino a Capital Federal.
Como corresponde, no había transportes públicos o mejor, tomar el 55 solo a las 3 AM de un viernes sobre la Av. Don Bosco (límite entre La Matanza y Morón) es una misión para un personaje de Hollywood, no para un argentino con $ 150 en el bolsillo (esa suma en el conurbano puede dar lugar a: ………………………..) .
Agosto en el sur de Morón a las 3 de la mañana sin un abrigo que resista la Antártida es una Terra Mítica, una travesía que ni Roald Amundsen imaginó en su adolescencia, las viejas dicen que es por la humedad: como no soy meteorólogo, ni físico y siempre fui muy duro para las ciencias duras, no puedo afirmar el porqué de ese frío aterrador, solo puedo decir que apagué el pucho y recé, si, recé, pidiendo a ese dios en el cual desconfío un manto de piedad posmoderna... un Corsa Industria Nacional con la calefacción funcionado... y pedí, y el Corsa... religiosamente, apareció.
- Suba amigo, está frío.
Noté en el remisero una cordialidad que no es “nuestra” que no es argentina, una cordialidad que tenemos en stand by, (eso poco importa en este relato, pero releo a Kierkegaard a veces, el cristianismo pegó como una droga muy fuerte, como el opio, pero ¿que rico sería no? Hicieron una guerra por él… ).
- Muy buenas y frías noches Don!, hasta donde va señor?
- No me digas señor, señor se le dice a la gente adulta y yo soy un desempleado interesado en el arte.
- Son graciosos ustedes los argentinos, siempre me hacen reír, y la noche se hace más amena…
- De donde sos flaco? – ya sabía de donde era.
- de Bolivia amigo, desde que llegué aquí, volví solo una vez a mi tierra, a visitar la tumba de un familar, je je y estuve solo un día!.
- Se puede saber porque estuviste un solo día?- le pregunté, como para entretener esas charlas que solemos llevar los argentinos con los choferes (conducen siempre a: está todo como el culo).
- ¿Para qué estar más? No tengo ya con quien hablar allí, mi familia emigró a Santa Cruz, y no me quieren mucho, je je .Nací un pueblito muy pobre pobre, ni vale la pena que se lo nombre, porque casi ni es un pueblo, es un paraje, soy un indio, un indio educado, je je.
- Conozco Bolivia, decíme el lugar dale.
- Tu estudias en la universidad?
- Si, estudio comunicación.
- ¿Así que quieres ser comunicador? bueno, te voy a contar una historia que algún día querrás contar, un buen comunicador tiene que tener muchas historias, amigo, y yo tengo una gran historia, je je.
En ese momento le presté atención al boliviano: un buen comunicador debe tener buenas historias para contar…
(continuará)

domingo, 8 de mayo de 2011

De la utopía al sectarismo

Ley de Medios: de la utopía al sectarismo

Todos los que alguna vez pisamos la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA escuchamos hablar sobre la modificación urgente de la ley de medios de la dictadura; participamos en foros, firmamos solicitadas, y estuvimos de acuerdo en generar un debate extra-facultad para que la sociedad en su conjunto comprendiera la importancia de legislar en materia de medios de comunicación audiovisual.

En la madrugada del 10 de octubre de 2009 fue aprobada la ley 26.522, apoyada por todo el arco oficialista y aliados políticos; los medios tradicionales (el oficialismo utiliza el término hegemónicos) no acordaban con la ley sancionada, aducían que iba a generar problemas por el cierre de sus empresas y por encontrar en la ley tintes autoritarios.

Desde mi visión, la LDMCA (Ley de Medios de Comunicación Audiovisual) es un documento académico que tiene aportes interesantes para generar una cultura inclusiva, pero, y aquí viene el problema, es una ley de imposible cumplimiento: en ninguno de sus artículos y agregados se habla de financiación, y si hablamos de televisión, hablamos de una maquinaria aceitada que subsiste gracias al aporte de entes privados (empresas, ONG´s,) y publicidad oficial. En la Argentina existe hoy un debate muy fuerte sobre publicidad oficial y compra de voluntades políticas. Si enumeramos todos los casos denunciados por discriminación de pauta oficial a medios críticos del gobierno nacional o gobiernos regionales, saldría del eje que planteo: la imposibilidad de financiación de programación (la publicidad oficial, según ADC / Asociación Por Los Derechos Civiles, se da en gran parte a medios que responden positivamente a los políticos de turno).

En el caso de las productoras alejadas de Buenos Aires existe un problema extra: subsisten (subsistimos) gracias al aporte de entes privados (en un número menor al de Buenos Aires!), que se interesan por nuestros productos, confían en nosotros, y generan movimiento económico a través del trabajo de: editores, periodistas, productores, camarógrafos, guionistas, iluminadores, sonidistas, gaffer, maquilladores, conductores y directores.

Al reducir la publicidad en varios minutos (12 a TV abierta y 8 a TV por cable) y fiscalizar el AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) la PNT (publicidad no tradicional) no podemos mantener las estructuras laborales mínimas para sostener las productoras en las cuales trabajamos; la nueva LDMCA exige la máxima calidad de servicios (productos) televisivos cumpliendo parámetros europeos, y no nos dice como pagaremos esos servicios.

En una sociedad capitalista el trabajo es rentado, y para poder pagarle a los trabajadores necesitamos dinero, ¿donde está ese dinero?, en la publicidad, ¿y si desaparece el dinero de la publicidad? Tenemos que cerrar las productoras.
Las grandes empresas de comunicación (operadoras de cables) están emitiendo programación de bajísima calidad para completar tiempos obligatorios de programación infantil, sin cumplir un solo parámetro de lo especificado en el ítem de la UNESCO en las generales de la LDMCA; desde el punto de vista crítico, es detestable, desde el punto de vista racional económico, es la única salida posible: al no contar con publicidad en el espacio de programación infantil y obligar al explotador del cable a pasar tres horas por día de la misma (resolución 474/2010 AFSCA), los productos locales destinados a ese público serán hechos con la mínima tecnología disponible, actores principiantes o ni siquiera actores, pésima musicalización y peor edición. Algo totalmente lógico si vaciamos de dinero a las productoras de TV regionales sin tener otras fuentes de financiación para poder mantener nuestras empresas funcionando.

En el canal Somos El Valle, propiedad de Cablevisión Alto Valle de Río Negro y Neuquén, emiten un programa destinado a la infancia, de tristísima calidad, solo para ocupar las tres horas exigidas por la ley para la niñez, ¿no es un mecanismo perverso obligar a productoras locales a hacer malos productos que nada tienen que ver con el espíritu europeo de la ley?, esto tiene una respuesta:
Según José Crettaz: http://bit.ly/mHiLwY , no es lo mismo Disney Channel produciendo programas para chicos, que una productora que cobra 2000 pesos una tanda publicitaria y a la cual le sacan tres minutos de publicidad y todos los zócalos.

Calculando que un editor cobra como mínimo 500 pesos para editar un programa semanal de media hora, el dinero que recauda la productora con las limitaciones de publicidad hace imposible sostener a ese editor profesional: ¿quien hace la edición entonces?: el primer amateur que ande dando vueltas por ahí, que probablemente sea el hijo o el sobrino del dueño de la productora, ¿seguimos hablando de televisión de calidad similar a la europea? ¿estamos compitiendo con el imperialismo cultural, o solo le quitamos audiencia a la televisión regional para que Disney Channel sea la única opción... ¿porque la televisión local es pésima?.

El caso de la obligación de emitir tres horas de programación para niños lo uso como ejemplo, en todas las áreas de producción existe el mismo problema

Para ir resumiendo, sin aportes estatales que signifiquen mucho dinero a las productoras independientes, sin acceso a la publicidad oficial, y con limitaciones insostenibles por rebaja de tiempo de publicidad, los mayores perjudicados por la LDMCA serán los televidentes, que optarán por lo que AFSCA desea que “en rigor” no pase: que nadie esté dispuesto a ver la televisión que producimos en la Argentina. La Utopía de una televisión comprometida con mejorar los valores sociales solo podrá ser ejercida por canales oficiales, y eso, desde mi punto de vista, dista de ser democrático, ya que atenta contra la pluralidad de voces.

Nahuel Gonzalo Abregú,

Periodista
Productor de TV Regional (Alto Valle de Río Negro y Neuquén)

Fuentes:
http://portal.unesco.org/culture/es/ev.php-URL_ID=31522 , Portal Unesco.
Diario La Nación On Line http://bit.ly/jxkMvW
Diario Clarín On Line http://bit.ly/jH7lvP
Latin America Media Observatory http://mediaandentertainmentobservatory.wordpress.com
Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual http://www.afsca.gob.ar/web/
Asociación por los Derechos Civiles: http://www.adc.org.ar/

domingo, 1 de mayo de 2011

Décima entrega de: Todos Unidos Triunfaremos

- Soo, me olvidé algo en casa, no creo que demore más de 5 minutos en buscarlo.
- Estás seguro? No te olvides que soy la dama de honor esta noche y es imprescindible que llegue a tiempo.
Cuando Soo hablaba no había ni gestos ni expresiones de tensión, pero Villordo ya había aprendido a medir su ánimo… si llegaba tarde era para pelea y no quería contratiempos, tenía su mente puesta en el proyecto y la fase final estaba cerca.
Villordo estacionó el Lemans sobre la banquina de la ruta. Desde el auto solo se veía un canal y un bosquecito de alerces de Gmelin; ni bien cruzó el bosquecito tomó su llavero y pulsó uno de los botones que había en el aparato de encendido automático del Lemans; en unos minutos un puente habilitaba el paso hacia una mansión que se encontraba a unos 50 metros. Villordo cruzó el puente y unos 30 perros Dosa Inu y 7 dobermans se acercaron a festejarlo, acarició a los primeros, hizo una seña y en pocos segundos no había rastros de ellos; tomó un sendero de piedritas blancas y caminó con paso rápido hasta la mansión de estilo Hanok.
En el ala izquierda de la mansión había una casa de huéspedes de estilo Hanok también, con la particularidad de un portón gigante; colocó una tarjeta en un lector y el portón se abrió rápidamente, era un depósito con unos 15 autos deportivos, entre clásicos y de última generación.

domingo, 3 de abril de 2011

Novena entrega de la Novela: Todos Unidos triunfaremos

Daegu, Gyeongsang del Norte, Corea del Sur
El Dr. Villordo ya estaba cansado, era viernes y sus técnicos no manejaban bien ni el inglés ni el castellano y Villordo, aunque se esforzaba y lo entendía, tenía serios problemas con el coreano, gastaba mucha energía en dar indicaciones. Cerca de las 15 Yoon le preparaba su mate, Villordo se sacaba el guardapolvo y le hablaba de Independiente de Avellaneda a Yoon, el córeano era fanático del rojo.
- ¿Yoon está el agua? Gritó Villordo, a su asistente coreano.
- Si Dr., ahora le llevo mate.
Yoon era un excelente asistente para Villordo, era rápido, callado, tenía un posgrado más que interesante en alguna universidad caribeña, y no tenía ánimos de competir con su jefe, para Villordo, Yoon era el empleado ideal.
Después de sus mates con Yoon (el coreano estaba fascinado con la infusión de America del Sud, pero poco entendía el hábito de compartir la bombilla y tomaba en su propio mate) se dirigió al estacionamiento del laboratorio, se subió al Daewoo Lemans del 87 (en muy buen estado) y se dirigió a la casa de su novia Soo en las afueras de la ciudad.
Soo no soportaba que Villordo tuviera un Lemans 87´, pagaba demasiados impuestos por ese auto viejo y le quitaba jerarquía en las fiestas de la sociedad, siendo una presentadora de TV no había derecho a que la hiciera pasar esos malos tragos.
- Como estás Soo? Estás preparada ya para el casamiento de Sung Hee? – Villordo sabía que Soo siempre se preparaba con tiempo, y le encantaba que una mujer fuera tan práctica.
- Cambiaste el auto? – Soo siempre le preguntaba lo mismo.
- Todavía me lleva, no hay necesidad Soo.

viernes, 18 de febrero de 2011

Octava entrega de Todos Unidos Triunfaremos

El Bolsón

Andrea contemplaba el paisaje montañoso y A. pintaba un cuadro; - ¿Te gusta Andrea? – preguntó A.
- No soy fan del naturalismo pero tenés un cierto parecido a Vermeer que le da un toque muy holandés…
- Vos decís que copio? – le respondió A. asombrado.
- No, para nada, digo que es un arte muy estructurado para esta época, le haría falta algo que genere tensión, algo desubicado, sos muy perfeccionista, y esta es una época de desastres…
- Lo voy a tener en cuenta, a propósito, como está nuestro informante?, pensás que se va a unir a la estructura?
- No tiene muchas alternativas, el gobierno lo quiere matar y la empresa no quiere problemas con el gobierno, o se une, o muere…
- Pero cree en nosotros? – A. buscó un amarillo y miró el horizonte.
- Tiene la información, es un analista, una persona fría, no cree en nada… - contestó Andrea y fue a la casa a buscar una Coca con Fernet.
A los lejos se veía en el llano una figura que caminaba hacia la casa de A., Andrea y A. permanecían en silencio, mirando el atardecer, eran las 9 de la noche y el cielo tenía un color entre rosado y azul cerúleo,
- Te gusta el color del cielo para mi cuadro o agrego algo que cambie la significación del espectador Andrea?
- Pintalo de negro! – Andrea rió y A. siguió con su rutina.
- ¿Como están amigos? – dijo el recién llegado.
- Estabamos esperándote, el fuego ya está listo para la carne y te toca hacerte cargo esta vez- Dijo A. a Ernesto
- Solo si Andrea me prepara un Fernet…
-Con todo gusto Comandante – Andrea se fue hacia la casa y salió rápidamente con un Fernet.
- Como está nuestro nuevo amigo Andrea? Preguntó Ernesto mientras cortaba la carne.
- Practicando Kenjutsu y Aikido con Kopi, según me cuenta mi amor oriental, avanzó mucho en el arte de desenvainar la Katana.
- Tiene ganas de unirse a nosotros?, lo ves posible Andrea?, porque no lo traemos aquí unas semanas? Si se enamora del lugar va a olvidarse de las corporaciones…
- No somos personas comunes Ernesto, la idea principal con Volonté era que no entregue la información a la empresa, lo que me preocupa es que nos están siguiendo los pasos, hasta ahora éramos invisibles… - Contestó Andrea.

martes, 11 de enero de 2011

Todos Unidos Triunfaremos, séptima entrega, Cap. II

Volonté siguió a Kopi hasta el Tatami que estaba en el parque, llegaron a él por un sendero de piedritas blancas rodeado de cerezos bonsái y círculos de arena decorados con piedras, el breve paseo fue mágico, un mundo paralelo en donde el orden y la naturaleza se confundían; Volonté observó el ritual de Kopi antes de ingresar al Tatami, el japonés se arrodilló frente a la foto de un viejito, se descalzó sus sandalias de madera y entró erguido al Tatami;
- Quítese sus sandalias, salude y entre al Tatami Volonté, comenzó su aprendizaje en este momento.
Volonté se arrodilló en imitó a Kopi, no sabía lo que hacía pero no le importaba, cuando entró al Tatami el japonés le ofreció una espada.
- Para que me da esto Kopi?
- Para que me ataque…
- No podría hacerlo señor Kopi; usted me está resguardando en su casa…
- Para saber defenderse debe saber como atacar, aunque no es la palabra justa atacar, es el principio de esto, ataque…
Volonté desenvainó con cuidado la espada, tenía las manos temblorosas ; increíblemente se abalanzó sobre el pequeño japonés con muchísima fuerza, Kopi solo se corrió y Volonté voló por el aire, magistralemente Kopi se tiró de clavado hacia el piso para sacarle la espada de las manos a Volonté, a punto de clavarse en su corazón.
- Primera lección, menos fuerza y mayor sensibilidad al empuñar Katana señor Volonté.

lunes, 10 de enero de 2011

Todos Unidos Triunfaremos, sexta entrega, "el comienzo del aprendizaje" II

La casa del japonés tenía un orden irreal; las plantas tenían un cuidado extremo y los bonsái en el parque representaban a cientos de variedades de árboles, algunos ya extinguidos; コピー (Kopi), le ofreció un cómodo kimono azul a Volonté para su estadía; Kopi prácticamente no hablaba; lo único que le dijo a Volonté fue: tenga paz en su estadía.
Volonté se sentó en el piso de la habitación de huéspedes a mirar un libro de fotografías del Japón; había estado allí dos días en un viaje relámpago que realizó para la empresa; siempre pensó en regresar, definitivamente Japón era un universo distinto; pasando de hoja vio la fotografía de alguien que pensó reconocer; lo atribuyó al stress;
- Está el Te señor Volonté; si lo desea puede acompañarme al estar – Dijo Kopi desde la puerta de la habitación.
- Siéntese de cuclillas, le será más fácil – Dijo Kopi sonriendo,
Volonté no hablaba, miraba la maravillosa mesa tendida de dulces.
- Pruebe el mochi relleno dulce Volonté, le gustará.
- Riquísimos señor Kopi, ¿los prepara usted?
- El dorayaki si, el mochi es especialidad de mi mujer.
- Estaría encantado si me acompaña en mi hora de Kenjutsu Volonté .
- ¿Que es eso señor Kopi?
- Las palabras no enseñan las cosas señor Volonté – Le dijo Kopi retirando la mesa.

viernes, 7 de enero de 2011

Todos Unidos Triunfaremos (quinta entrega; el comienzo de la aventura)

El viaje hasta la casa del amigo de Andrea fue tan rápido que Volonté casi no pudo hacer preguntas; la chica tenía una forma muy profesional de manejar; en cierto tramo de la panamericana la velocidad superaba los 280 km y parecía crucero; el 206 tenía una modificación japonesa del motor que lo hacía practicante un formula 1; Volonté no conocía la zona en que Andrea tomó luego de bajar de la panamericana; era un barrio que parecía infinito por la cantidad de casas iguales que había.
- ¿Donde estamos Andrea? – preguntó Volonté sin ganas.
- En un lugar que por unos días será seguro; no le pregunte demasiado a mi amigo, no es muy empático y no le gusta que lo molesten cuando está con las plantas – Le dijo Andrea sería, inmutable.
- Entonces resolveré un par de cuestiones pendientes, debería contactarme a internet para informar a la empresa sobre mi situación – Dijo Volonté con el rostro esperanzado.
- Volonté, lamento informárselo, pero usted está oficialmente muerto. – Dijo la chica con tono férreo.
- ¿Sabré algún día que pasa?
- Solo si es necesario, pero probablemente si; no sea ansioso y relájese – Dijo Andrea y estacionó el auto en frente a un un paredón sucio y gris, que tenía unos símbolos en Japonés en una pequeña puerta.

miércoles, 5 de enero de 2011

Todos Unidos Triunfaremos, cuarta entrega, (ya se pone interesante)

Andrea la custodia manejó rápido por Av. Del Libertador, tomó Maipú y en un santiamén estaban en la oficina de Olivos con los dos burócratas.
-Necesitamos la información Volonté, solo eso – Dijo el hombre de apellido Rodriguez
- Puedo facilitarle la información cuando la misma sea chequeada por la empresa, no antes, no estoy habilitado para hacerlo.
Rodriguez sacó una glock de su bolsillo, imperceptiblemente la custodia de rastas le acertó un tiro en la pierna derecha y el hombre cayó al suelo; sin dudarlo le acertó un balazo entre las cejas a Rodriguez cuando intentó disparar nurvamente; el hombre que acompañaba a Rodriguez temblaba;
-Volonté, disculpe, pero es hora de retirarnos… - Dijo Andrea con el rostro inmutable.
- El tema es que el cadáver no estaba en mis planes… - Dijo Volonté
- Tenemos que cambiar de auto e irnos a la mierda antes que nos encuentren… lo guiaré, es mi trabajo. – Dijo la chica ,Volonté la siguió.
- El plan es el siguiente, lo dejaré en la casa de un amigo, tendrá que soportar viajar en un auto robado hasta que lo lleve allí, como ve, el nuestro se está incenciando… - Dijo Andrea mientras Volonté miraba al Ford en llamas.
- ¿Por qué incendiaron el auto?, no lo entiendo – Dijo Volonté.
- Para ellos ya estamos muertos, y mañana apareceremos en la tapa de los diarios, fallaron las baterías del motor Eco dirán, la culpa la tendrán los chinos… – Dijo Andrea con el semblante tranquilo, Volonté no entendía como podía estar tan tranquila.
Con increíble rapidez Andrea abrió la puerta de un 206 Quiksilver y en segundos lo puso en marcha.
- Siempre quise saber cómo se hace eso – Dijo Volonté.
- Cuando tenga necesidad de saberlo se lo explicaré, no creo que falte mucho, su vida cambiará rotundamente – Contestó Andrea